Tendencias de Recursos Humanos

La formación empresarial está entre las principales tendencias de los Recursos Humanos de 2022

Si algo nos ha enseñado el COVID-19 es que las principales tendencias de Recursos Humanos están sujetas a la actualidad. Hemos aprendido que los hechos pueden cambiar el funcionamiento interno de una empresa. A este respecto, es de justicia recordar que el teletrabajo ha vehiculizado actividades de numerosas marcas en un momento delicado.

Pese a la mejoría de la situación, hay empresas que ya no van a retroceder. Es decir, permanecerán muchas de las principales tendencias de Recursos Humanos. Otras, como comprobaremos a continuación, se adaptarán a la nueva normalidad.

¿Cuáles son las tendencias de 2022 para los Recursos Humanos?

  1. Los datos:

La labor de los RRHH ha adquirido peso dentro de las empresas. Así, herramientas como las videoentrevistas asincrónicas, son hoy de enorme ayuda para que estos recopilen la información necesaria que han de facilitar a determinados departamentos. El análisis de datos es de gran utilidad para el progreso de las organizaciones.

  1. Inversión en tecnología:

En esta era digital, para llevar a cabo diversas tareas de Recursos Humanos, son necesarias las tecnologías. Por un lado, hacen el trabajo más dinámico. Por otro, agilizan procesos que suelen ocupar mucho tiempo. La dirección de empresa, por tanto, tiene que destinar el capital necesario para la adquisición de tecnologías.

  1. Teletrabajo heterogéneo:

Es un hecho que, entre las principales tendencias de los Recursos Humanos, está la de facilitar un trabajo flexible al candidato. Así pues, la competencia empresarial se ha visto muy condicionada por este factor. No es de extrañar que algunos gobiernos luchen a favor de horarios de trabajo menos rígidos, ya que la conciliación familiar óptima hace que la vida del trabajador sea más saludable. Por ello, ha de disponer de determinadas comodidades, tales como el trabajo a distancia.

  1. Cultura de empresa:

Dado que muchos empleados ya no pasan tanto tiempo en las oficinas, las marcas tienen que reforzar la cultura corporativa. Así se logrará que sigan sintiéndose parte de la organización.

  1. Diversidad:

Antes las sociedades eran binarias, heteronormativas y patriarcales. En la actualidad, en cambio, ya se tiene en cuenta la diversidad existente entre las personas. Por este motivo, las empresas buscan que haya inclusión social en los puestos de trabajo. Es más, algunos gobiernos se han marcado como objetivo acabar con las desigualdades antes de 2030.

  1. Desarrollo sostenible:

La acción del hombre está llevando al planeta a una situación incontrolable. Los Recursos Humanos lo saben bien y por ello ya hay empresas que buscan perfiles adaptados que velen por el cuidado del entorno. Esta tendencia tiene relación con el punto 4, dado que en la cultura empresarial debe estar implícita la protección de la naturaleza.

  1. Formación empresarial:

Filmijob te ha dado consejos en otras ocasiones para atraer empleados talentosos. No sólo basta con captarlos, puesto que la empresa tiene que aportar las herramientas idóneas para que realicen correctamente sus labores. Por esto, un punto clave es que los futuros trabajadores adquieran – en la empresa – una formación que potencie sus capacidades.

Ahora que conoces las siete tendencias principales de los Recursos Humanos, comprueba si podemos ayudarte a alcanzar los objetivos que has fijado para 2022. Nuestro equipo te asesorará en aquello que necesites. Juntos obtendremos excelentes resultados para tu empresa.

Fallos al realizar una videoentrevista

Al hacer una videoentrevista debemos de comunicarnos de la misma forma que lo hacemos en persona

Hablarle a una cámara en emisión es una tarea muy habitual. Sin embargo, suelen repetirse algunos errores al hacer una videoentrevista. Esto puede deberse a que los candidatos no hayan sido formados en comunicación. Por lo tanto, puede resultarles difícil explicar determinados aspectos.

 Errores al hacer una videoentrevista:

1. No prepararse previamente a la grabación del vídeo.

Debemos de prepararnos un guion. Si de verdad queremos comunicar bien las ideas, hay que aclarar cuáles son y ordenarlas para hacer llegar nuestro mensaje. De hecho, sin claridad y sin una estructura, la comunicación empeora. Empezamos a hacer pequeñas pausas que indican qué estamos pensando. No podemos comunicar así, ya que el espectador se aburrirá. Cuando te pongas a grabar, ten previamente las ideas pensadas, créate un guion, estructura tu entrevista y habla con claridad.

2. No mirar directamente a la cámara y mirar a la pantalla (nuestra imagen en la pantalla).

Si miras a la pantalla cuando hablas, parecerá que no estás hablando con la otra persona que está detrás de la pantalla. Por eso, habla y mira directamente a la cámara. El espectador creerá que lo estás mirando. Sentirá tu contacto, tu cercanía, parecerás mas interesado. Siempre deberemos mirar hacia la cámara, aunque nuestro reflejo sea más tentador. Sigue este consejo para no caer en uno de los errores al hacer una videoentrevista.

3. Usar un lenguaje muy técnico o rimbombante.

Palabras que, en una conversación de tú a tú, no se usarían. Usa un lenguaje que, la persona que te esté viendo, pueda entender. Si no te entiende o usas palabras muy técnicas, puedes conseguir el efecto contrario. Por ello, estudia a tu audiencia y habla en consecuencia. Utiliza un lenguaje simple para que todo el mundo te entienda.

4. Utilizar el mismo tono de voz durante todo el vídeo. 

Sin variarlo, sin cambiar el tono o el ritmo. No podemos tener el mismo tono de voz durante todo el vídeo. En una grabación de vídeo, nuestra voz ha de ir variando. El ritmo tiene que ser diferente, como en una conversación normal, y a la vez acompañarlo del lenguaje no verbal.

Los Videos que se graban con el mismo tono de voz, sin que ocurran esos saltos de tono, son aburridos. Al no existir cambios de tono, no se pueden diferenciar cuáles son las ideas clave o los puntos que intentas resaltar. No se entiende absolutamente nada y hay un mensaje demasiado plano. Relájate y habla como en una conversación normal.

5. No tener un ritual de transición: de la tarea que estés haciendo a la grabación. 

Muchas veces, cuando nos ponemos delante de una cámara, lo hacemos sin más. Sin ninguna intención previa, rígidos, fríos y muy forzados. No nos salen las palabras y todo esto tiene que ver por no haber hecho esa transición. Filmijob recomienda que desarrolles tu propio ritual. Uno que te haga conectar contigo y centrarte en la grabación. Por ejemplo, cerrar los ojos y hacer respiraciones profundas; hacer estiramientos de boca; hablar con un boli entre los labios para destensar la boca; tomar un buen trago de agua… Crea tu propio ritual para sacar tu paz interior.