Cómo se convirtieron los psicotécnicos en tendencia para la contratación

Afianza la reputación de tu empresa con el empleo de psicotécnicos en procesos de selección

Es algo de lo más común la realización de psicotécnicos en procesos de selección. Sin embargo, aunque los candidatos hayan superado las anteriores pruebas, no siempre están preparados para enfrentarse al análisis de personalidad. Sucede más bien que les pilla por sorpresa, dado que se sienten fuera de juego.

Contratar a una persona no es una tarea especialmente sencilla. Por esto, muchos empresarios se ven en la necesidad de recurrir a los psicotécnicos en procesos de selección. Mediante su realización, los Recursos Humanos extraen datos de interés. Sin duda, el esfuerzo del departamento de tu empresa será de especial relevancia para determinar si una persona está bien cualificada.

La preferencia por los psicotécnicos

Se puede decir con rotundidad que cada vez existen más marcas que ponen a prueba a los candidatos con  psicotécnicos. Por ejemplo, empresas de muebles y organizaciones no gubernamentales se valen de ellos cuando tienen que conocer rasgos de las personas que han sido elegidas.

Como llevar a cabo un buen onboarding puede resultar caro, los Recursos Humanos de las empresas prefieren agilizar los pasos conociendo de antemano a los candidatos. Por tanto, estas pruebas selectivas son una tendencia que los directivos están teniendo en consideración.

Los psicotécnicos y sus tipos

En Filmijob te hemos hablado de las Soft Skills. Los psicotécnicos en procesos de selección se convierten en herramientas clave para conocer a los futuros empleados. Todos sus tipos resultan de utilidad para descubrir conocimientos y aptitudes de alguien a quien vas a dar una responsabilidad.

Los psicotécnicos ayudarán a que confíes en una persona de la que puede depender la reputación de tu empresa. Descubren cómo entiende determinadas informaciones, enseñan cuál es su capacidad de reacción frente a ciertos problemas, muestran la productividad de esta y sus habilidades para liderar en momentos difíciles.

Puesto que existen muchas modalidades de psicotécnicos, vamos a explicar cinco:

  1. De aptitud espacial:

Como su propio nombre indica, consisten en distinguir distancias, volúmenes, formas y posiciones en el espacio. Todas ellas son representadas mentalmente, o bien, en un papel. De esta forma se conocerá si el futuro empleado ha diferenciado las figuras geométricas y se sabrá también la naturalidad que tiene para orientarse.

  1. De aptitud verbal:

Se suelen emplear en pruebas escritas y habladas. Su uso es para que las personas candidatas manifiesten ideas o conceptos, por lo que estos ejercicios pueden consistir en acabar frases, analizar la ortografía o valorar la comprensión verbal y lectora de alguien.

  1. De razonamiento abstracto:

Estudia cómo la persona puede deducir algo por medio de la observación. Esto se debe a que, en muchos puestos de trabajo, hay que razonar aspectos que son importantes para la empresa. Con el razonamiento será posible encontrar soluciones para problemas de distinta naturaleza.

  1. De aptitud numérica:

¿Es capaz, la persona candidata, de resolver situaciones por medio de los números? Estos psicotécnicos, que variarán en función del puesto a cubrir, pueden dar con la respuesta. Son muy prácticos para ello.

  1. De retención, concentración y atención:

La productividad de una persona depende en buena medida de su capacidad de escucha. Gracias a ella puede tener bien interiorizadas sus funciones y desarrollarlas, por tanto, de manera eficiente.

Como puedes comprobar, son variados los tipos de psicotécnicos que puedes poner en práctica a través del departamento de Recursos Humanos de tu empresa. Por esto, si quieres que Filmijob te ayude, sólo tienes que ponerte en contacto con nosotros. Además, no olvides que tenemos muchos test interesantes.

Los cuatro pilares de un currículum vitae

Saber cómo hacer un currículum vitae es primordial para superar procesos de selección

Vamos a explicar cómo hacer un currículum vitae que resulte atractivo. Primero de todo, debes comprender que no tienes que añadir tu experiencia completa, pues puede jugar en contra. Es más, Filmijob te aconseja que sintetices la vida laboral en una o dos páginas. Ya sabes que los departamentos de Recursos Humanos suelen manejar un gran volumen de propuestas en su día a día.

Seguro que has visto currículums de muchos tipos, entre los que hay algunos que destacan por su originalidad, ¿no? Desde luego, es valorable la creatividad, pero siempre teniendo en cuenta unas reglas determinadas que no se deben olvidar.

Existen varias partes que son fundamentales. Para saber cómo hacer un curriculum vitae, Filmijob te enseña a distinguirlas convenientemente:

  1. Tu nombre y la posición.

En la parte superior, después de tu nombre, pon la posición que ocupas. No obstante, si lo prefieres, puede ser aquella a la que aspiras. También hay que apuntar los datos de contacto. Además, recuerda que no es necesario escribir “Curriculum Vitae”.

  1. Objetivos.

Dado que es muy seguro que la persona reclutadora no te conozca, explica brevemente cuáles son tus objetivos y por qué la empresa debe contratarte.

Hay quien aprovecha este espacio para añadir competencias técnicas – hard Skills – y competencias blandas – soft skills -. Estas descubren conocimientos que pueden resultar de interés a la hora de desempeñar una labor determinada.

  1. Experiencia profesional.

No te saltes el orden. O sea, ve del último trabajo que has realizado al primero. Incluye la fecha, no la duración.

Sé conciso, no escribas más de tres líneas por puesto, y procura usar verbos de acción y palabras que determinen con exactitud las distintas actividades que has realizado. Además, dado que te importa cómo hacer un curriculum vitae, separa tus labores con puntos que faciliten la lectura al equipo de Recursos Humanos.

  1. Formación.

Al igual que en el punto anterior, la formación va de la última a la primera. Para esto, basta con escribir la titulación, el centro donde se obtuvo y  el año de finalización.

Esperamos que estas recomendaciones sean de ayuda y que muy pronto ocupes el cargo que deseas. Mientras tanto, no olvides que puedes contactar con nosotros, pues en Filmijob estamos a tu entera disposición y siempre dispuestos a cubrir tus necesidades.

Las soft skills más valoradas en una entrevista

Las soft skills nos permiten conseguir nuestros objetivos

Las soft skills son traducidas como las “habilidades blandas”. ¿Qué son realmente? Son el conjunto de habilidades sociales, habilidades de comunicación, rasgos de personalidad, actitudes y aptitudes que nos conforman. Nos permiten movernos por el entorno e interactuar y trabajar adecuadamente. Están complementadas con las “habilidades duras”, nos permiten conseguir nuestros objetivos.  A la hora de trabajar en una gran corporación, algunas son mejor valoradas que otras. Esto es debido a que se suele desempeñar el trabajo en comunidad. En empresas pequeñas a veces todo depende de una persona, que trabaja como “el hombre orquesta” pero no es lo habitual. Por ello, te contamos cuáles son las habilidades para conseguir objetivos, las más valoradas por una empresa.

1. Ganas de aprender.

Es una de las más importantes. Cuando llegas a una empresa nuevo, lo normal (si no has llegado para dirigirla) es que tengas que aprender cuál es su forma de trabajar, cuáles son sus hábitos y sus normas. En todos los trabajos hay un aprendizaje continuo. Lo que tú sepas hacer seguramente estará bien, pero, si no lo haces de acuerdo con las normas del nuevo lugar, no valdrá para nada. Todo el mundo, cuando contrata, busca que sepa escuchar, aprender y adaptarse. Así que, demuestra que tienes ganas de aprender sobre ellos.

2. Trabajar en equipo.

Quizás esta sea la habilidad cliché de todos los trabajos. En cualquier lado buscan esto. Nadie suele querer a un lobo solitario que no se integra. Lo más habitual en un trabajo es que se tenga que interactuar con el entorno, con el resto de los empleados. Las propuestas avanzan así, los proyectos se llevan a cabo entre equipos. Para ayudar a los compañeros, escucharlos, intercambiar ideas, rebatirlas…

3. Tener buena comunicación.

Cuando se trabaja en equipo, es muy importante tener buena comunicación, tanto escrita como oral. Las ideas se comunican así. Tenemos que saber comunicarnos en todos los entornos. Arturo Merayo, experto en comunicación, dice que hay que saber hablar con albañiles y con directivos, no todo el mundo usa la misma jerga. Si queremos que el mundo nos entienda, tendremos que conocer a nuestra audiencia y trasmitir en función de sus necesidades.

4. Empatía.

En Filmijob nos parece esencial para tratar con el equipo. Un equipo no está compuesto por robots, está formado por personas con sus vidas. A las personas les pasan cosas y esto quiere decir que existen días malos y buenos. Debemos de saber interactuar con las personas y percibir cuando están bien o no. Entender que se pueden tener días o semanas malas y actuar en consecuencia. Es importante también crear un ambiente de trabajo sano, en el que sepamos ponernos en la piel de las otras personas para favorecer la comunicación y el trabajo.

5. Feedback.

Es importante comunicar nuestras opiniones. Supervisar el trabajo y saber expresar las opiniones, tanto buenas como malas. Dejar claro que todo va con buenas intenciones y que se hace con respeto para favorecer el crecimiento personal y el de la organización. No sólo hay que comunicar las cosas malas, también las buenas. En las habilidades para conseguir los objetivos es esencial tener alicientes que nos hagan avanzar