Cómo implementar la formación in company

Analizad las carencias para saber si hay que implementar la formación in company en la empresa

La formación in company tiene múltiples beneficios, motiva a los empleados, reduce la tasa de rotación, permite una mayor especialización… ¿Tienes que implementar la formación in company? En el anterior post exponemos qué es y qué beneficios tiene.

Filmijob os trae las recomendaciones para aplicarla: 

1. Detectar las carencias:

Para implementar la formación in company, primero tenemos que preguntarnos qué sabe nuestro personal y en qué falla. También qué es lo que nos falta. De esta manera, averiguaremos cuáles son los obstáculos que les impiden avanzar y ofreceremos una formación adecuada. Esta suplirá lagunas, ayudará a desempeñar el trabajo y hará crecer a todos. Lo principal es cubrir las necesidades de formación de la empresa y tener claro que no todas las formaciones valen para todos los sectores.

2. Valoración de la propuesta:

Estudia los recursos disponibles. El segundo paso es analizar si llevar a cabo todas estas formaciones nos va a salir rentable, de tal manera que nos proyectemos hacia el futuro y descubramos de qué manera se van a monetizar estas acciones. Si van a ser rentables a corto, medio o largo plazo. En cualquier caso, siempre es conveniente tener a empleados mejor formados y más especializados en su trabajo y su rol en la empresa.

3. Elegir el formato adecuado:

Las formaciones son un proceso de aprendizaje, es por ello por lo que nos conviene que nuestros empleados les saquen el máximo partido posible. Debemos valorar cómo creemos que van a aprender más, si con una enseñanza presencial, semipresencial, online o al aire libre. Lo generalmente extendido es que el docente se desplace al centro de trabajo e imparta las clases de manera presencial. Tenemos que elegir un formato a caballo entre “que nuestros empleados se encuentren cómodos” y “que se aproveche al máximo la formación”.

4. Impartir los cursos:

Una vez que esté todo definido, debemos de elegir cuándo es el mejor momento para impartir los cursos, cuándo nuestros empleados estarán más preparados para recibirlos y en qué momento del día, ¿Dentro de la jornada laboral o fuera de ella? Con sus correspondientes ajustes, claro. Recuerda que los empleados no son robots y tienen que estar en sus mejores capacidades para aprender.

5. Evaluación de los resultados:

Cuando la formación y los formatos han sido preacordados nos dispondremos a impartir los cursos y recoger los resultados. Es decir, tras nuestra primera formación, deberemos verificar que nuestros empleados han obtenido los conocimientos esperados. Después sabremos si vamos a obtener beneficios en el futuro.

Cómo llevar el control horario de tu empresa

La gestión del control horario es obligatoria para las empresas

El rápido crecimiento del covid-19 ha provocado que la mayor parte de empresas decida optar por el teletrabajo. No es de extrañar, ya que a nivel empresarial produce un gran ahorro, no hay gastos del centro, ni de luz, ni de agua, ni de calefacción, ni de internet, ni de limpieza…. pero en este giro no iba a ser todo tan bueno. Como bien nos consta en Filmijob, el control horario de tu empresa se ha convertido en un tema espinoso.

Según la ley: todos los empleados tienen los mismos derechos y obligaciones, ya estén en la oficina o en su casa. Por lo tanto, deberemos de seguir realizando el registro diario si no queremos llevarnos ninguna multa. ¿Pero cómo podemos seguir llevando el control horario de manera online?

Existen diferentes opciones:

  1. Software de control horario: son aplicaciones con las que marcar la entrada y salida. Se accede a ellas a través de cualquier sitio, pues sus datos se almacenan como en la nube. Normalmente estos sistemas son de pago y permiten que compruebes el control horario de tu empresa.
  2. Plantillas de Excel: es el más usado, es gratis y muy sencillo. La mayor parte de los empleados conoce Excel. Así que, sólo tendrán que meterse en la ficha online y apuntar sus horas de entrada y de salida.
  3. Sistemas biométricos: funcionan como softwares normales, sólo que estos necesitarán una cámara web. Con esta se identificará el rostro de quien chequea la entrada al turno. Con las apps se certifica que la persona que está haciendo el trabajo es quien debe ser.

¿Cuáles son las ventajas de usar este tipo de herramientas para el control horario de tu empresa?

– La jornada se registra de una manera más rápida y eficiente.

– El registro a través de estas apps aporta mayor trasparencia e información a los empleados y a la empresa.

– Normalmente, estas apps ofrecen estadísticas sobre nuestros empleados que nos permiten ver cuáles son los que más se retrasan, los que salen más tarde y demás…

– Ayuda a cumplir la ley del control horario.

– Los empleados pueden fichar desde cualquier parte.

– Reduce el trabajo de RRHH y les ofrece una mejor visión sobre los empleados.

– Disminuye el error humano que ofrecen las anotaciones o los fichajes manuales.

– Permite obtener una mejor visión para adaptar la nómina a las horas extra sin cometer errores.

En definitiva, debemos de mantener un control horario porque así lo estipula la ley, pero también debemos de confiar en nuestros empleados y su productividad, ya que esto generará un mejor clima y todos trabajaran más cómodos y felices.

Cómo ser más productivos

Con los tips para ser más productivos aprenderéis a trabajar en casa sin caer en las distracciones

Para la mayoría de las empresas, trabajar en casa es más una obligación que una elección. Filmijob os trae los tips para ser más productivos. De este modo, evitaréis que juegue en contra vuestra comodidad en el hogar.

Trabajar en casa puede ser contraproducente. ¿Por qué? Nos levantamos temprano, desayunamos, abrimos el ordenador y se hace difícil entrar en situación. Labores que antes hacíamos en 1 una hora, pueden extenderse hasta el doble. Concebimos nuestro hogar como un sitio para relajarse y evadirse. Por esto, no logramos concentrarnos.

Os traemos los tips para ser más productivos:

Técnica Pomodoro:

Esta técnica fue desarrollada por Francisco Cirilo. Consiste en dividir el trabajo y el descanso, de tal manera que se trabaje 20 o 25 minutos y luego se descanse 5 minutos o 10. De esta forma, trabajaremos en bloques sin fatigarnos. Esta técnica recibe ese nombre porque Francisco Cirilo estudiaba usando los relojes de cocina y estos contaban con un máximo de 25 minutos. Actualmente, es una de las más usadas en todo el mundo, ha cambiado la vida a 2 millones de personas.

Kanban:

Este método consiste en priorizar la calidad de un trabajo sobre la rapidez. La propuesta es dividir una gran tarea en subtareas. Japón Toyota creó esta técnica en los 70. Se utiliza, sobre todo, para visualizar el avance de un trabajo mediante la utilización de tarjetas. En su forma más básica se compone de tres columnas:

  • Tareas que se deben hacer
  • Trabajos que están en proceso
  • Tareas finalizadas

En la actualidad también es muy usada, pero se hace prescindiendo del papel. Hay multitud de herramientas visuales para realizar estos procesos, como Trello.

Comerse la rana:

Este método viene sacado de una frase de Mark Twain, que dice “comete una rana viva a primera hora de la mañana y nada peor que eso te pasará el resto del día”. En éste método, en términos de esfuerzo productivo, hablamos de comernos la rana para indicar la importancia de hacer primero cada día aquello que debemos hacer pero que no nos apetece hacer. De esta forma, aplicaremos todas nuestras primeras energías en esa tarea y para el resto de quehaceres estaremos más relajados y frescos.

Método Jerry Seinfeld:

Básicamente, esta técnica consiste en tomar un objetivo concreto de algo que queramos completar en una determinada cantidad de tiempo. Cogemos el calendario y marcamos un día de inicio y otro de fin y durante este periodo de tiempo no deberíamos de concentrarnos en otra cosa que no sea esa.

En definitiva, dependiendo del tipo de trabajo que tengas que desempeñar, podrás usar unas técnicas o otras o incluso varias a la vez, lo importante es aprender a organizar el tiempo y saber trabajar en cualquier parte de una manera productiva.