La productividad después del verano

5 Consejos para aumentar la productividad después del verano

El verano puede tumbar nuestra productividad, si no recuperamos nuestros hábitos

La productividad después del verano puede no ser la misma. En vacaciones nos relajamos, adquirimos nuevos hábitos y nos dedicamos más tiempo a nosotros mismos. Cuando volvemos de vacaciones todo esto se acaba y, regresar a la rutina de un día para otro, puede ser muy duro. Nos cuesta arrancar en el trabajo y en muchas ocasiones la procrastinación toma el poder. Dejamos para mañana lo que podemos hacer hoy porque sentimos que no tenemos ganas o que no podemos.

La concentración también toma un puesto muy importante. Tras las vacaciones es más difícil centrarse, dado que nos distraemos con más facilidad. Pero todo esto tiene una fácil y rápida recuperación con estos cinco consejos de Filmijob:

1. Define unas pocas metas

Si quieres que algo ocurra, tienes que hacerlo. Establece cuánto tiempo le vas a dedicar a algo y cuándo lo vas a tener hecho. Organiza tu agenda y haz un seguimiento de tus progresos. Lo importante es que lo tengas a mano para poder ver y recordar cuál es tu avance. No te establezcas demasiados objetivos, tienes que ser realista y consciente de tus capacidades y estado.

2. Elimina todas las posibles distracciones.

Venimos del verano, de estar todo el día de paseo, pendientes de las redes sociales y del entorno en general. Deja fuera todo esto y elimina lo que te pueda distraer. Deja el trabajo multitarea para otro momento, durante el paso de una cosa a otra es más fácil distraerse.

3. Organiza tus descansos.

Piensa en las tareas que debes hacer y déjate las más sencillas para los momentos en los que estés saturado. De esta manera, conseguirás desconectar y tomarte un mini descanso mientras sigues avanzando.

4. Vuelve a recrear tu rutina o haz una nueva.

Quizás los primeros días cueste, pero somos seres de hábitos. Cuando creamos una rutina, es fácil seguirla y es beneficiosa, ya que aumenta mucho nuestra productividad. Otra parte esencial es analizar nuestras rutinas antiguas y eliminar los hábitos improductivos, como revisar el e-mail, las redes sociales, las actualizaciones…

5. Elige bien tu trabajo.

A veces pretendemos ayudar a todo el mundo o nos involucran en proyectos que escapan de nuestro margen de tiempo para el trabajo. Esto en muchas ocasiones es estresante y tumba de lleno el resto de nuestros proyectos. Tienes que aprender a decir no. Por tanto, no te involucres en proyectos que no necesitas y que interferirán en tu trabajo real.

Recuerda que mejorar la productividad después del verano depende de cómo apliques estos cinco consejos. El equipo de Filmijob desea que sirvan de ayuda en el día a día de tu empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *