Errores en procesos de reclutamiento

Cómo eliminar errores del reclutamiento

Hay que evitar los errores en el proceso de reclutamiento, pues pueden tumbar nuestro negocio

El proceso de reclutamiento es fundamental en una empresa. Gracias a él, conseguiremos encontrar a un personal que hará brillar nuestra empresa. Los procesos se hacen largos y tediosos, pero existen herramientas para agilizar todas esas etapas. En Filmijob disponemos de infinidad de herramientas para que no cometas errores en procesos de reclutamiento. Encontrarás el mejor talento y realizarás el proceso con tranquilidad.

Los errores más comunes en el proceso de reclutamiento y selección de personal:

1. Reclutar a personal sin haber definido el puesto o las funciones:

Hay que tener claras las funciones, así como el puesto que quieres que se desarrolle. Describir el puesto sin tratar de ver a la persona y plantearnos preguntas como: ¿cuáles son las actividades a desarrollar? ¿Qué resultados se exigirán en el puesto? Definirlo es la base para enmarcar los perfiles. Es esencial para conseguir un empleado que encaje. Una descripción no debe de resumirse en un listado, sino en una silueta de habilidades y aptitudes.

2. Definición inadecuada del perfil del puesto:

Debe de definirse en función del hueco que vaya a cubrir esa persona. Al margen de lo que nosotros queramos o nos guste, tenemos que medir y saber qué demanda el puesto. Uno de los errores en procesos de reclutamiento es no diferenciarlo de lo que deseamos nosotros. Por ello, deberemos de preguntarnos qué perfil demanda o qué nivel necesita. También es importante valorar el nivel de experiencia.

3. Buscar fuera a la persona que puedes tener ya dentro de tu organización:

A veces nos da miedo desvestir a un santo para vestir a otro. Busca los perfiles dentro de la empresa y habla de manera sincera con ellos. Considerar a candidatos internos motiva, no sólo al que estás dando la oportunidad. Con esto, mandas un mensaje a tu empresa, le dices que brindas oportunidades de crecimiento a los miembros. Se desarrollarán como individuos propios y dentro de la empresa. Les aportarás experiencias nuevas y posibilidad de adquirir conocimientos.

4. Ofrecer falsas expectativas de trabajo o crecimiento:

Este es uno de los errores en procesos de reclutamiento. Es necesario que el candidato conozca las condiciones reales del trabajo. Es recomendable hablar con sinceridad durante la entrevista. Por ello, hay que mostrar las condiciones de su trabajo, su salario, sus prestaciones, las compensaciones por horas extra y cuántos pagos tendrá. No le crees falsas expectativas que provoquen su marcha de la empresa.

5. Contarle al candidato con detalle qué queremos, antes de que él nos cuente quién es:

A veces empezamos las entrevistas dando demasiados datos. Contamos qué se busca exactamente. Esto puede ser peligroso, pues nuestro entrevistado se amolda y proyecta en función de lo que se le ha contado. Por esta razón, hay que definir el puesto y el tipo de persona que se busca. Cuando tengamos a nuestro candidato enfrente, dejaremos que sea él quien exponga su perfil y nosotros valoraremos si encaja o no.

6. No considerar la compatibilidad de candidatos externos con tu organización:

Cuando contratas a una persona, no sólo lo haces para que ocupe un puesto. Pasa a formar parte de una organización y de un equipo de trabajo. Por tanto, una mala elección puede suponer la disolución del equipo. Hay que buscar que la persona sea compatible con el entorno y la cultura empresarial.

7. Buscar al candidato perfecto:

Tenemos que ser conscientes de que no existe el candidato perfecto, pues en la mayoría de los casos el candidato no va a reunir nunca el 100% de los requisitos. Si ya tienes creado el perfil del candidato y las características que necesitas, hay que distinguir cuáles son las más importantes, las indispensables y cuáles son las deseables.

8. Basar la elección de candidatos en elementos subjetivos o triviales:

Cuando la persona que está seleccionando no tiene herramientas adecuadas o conocimientos necesarios, las entrevistas se basan en elementos poco útiles. Como, por ejemplo, basarse en una primera impresión o recomendaciones (nadie presenta una recomendación mala), entre otros aspectos. Debido a esto, hay que estructurar las entrevistas y valorar las cualidades del candidato. ¿Cuáles son sus puntos fuertes? ¿Qué funciones ha desempeña en sus otros trabajos?

En definitiva, hay que evitar errores en procesos de reclutamiento, pues pueden tener efectos negativos en la vida de tu empresa. Ahora que conoces las recomendaciones, procura no caer en ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *