El feedback laboral permite mejorar

El reconocimiento en el trabajo

El feedback laboral permite mejorar al personal de tu empresa

El reconocimiento, en esencia, puede parecer algo sencillo. Consiste en dar nuestra opinión o realizar una acción y recibir una respuesta. Como en Filmijob conocemos que el entorno de trabajo cambia significativamente, valoraramos las acciones que surgen dentro de él. Cuando realizamos este acto, pueden ser percibidas con connotaciones negativas, especialmente porque estamos acostumbrados a resaltar el mal trabajo. La complicación surge cuando intentamos mantener el delicado equilibrio entre sinceridad y positividad. El feedback laboral permite mejorar. Tiene que ser un acto que se centre en el conocimiento y el reconocimiento mutuo de las labores, ya sean buenas o malas, y que precisamente este ayude a mejorar.

Es una nueva cultura que está en auge, aunque muchas empresas actualmente huyen de tales prácticas, excusándose en la falta de tiempo o la incomodidad que generan. Afortunadamente, se perciben éxitos percibidos muy elevados, pues aumentan la motivación, confianza y autonomía de los empleados. Permite un pleno desarrollo de las facultades.

Como te ha explicado Filmijob, estamos inmersos en una cultura que insiste en remarcar lo negativo o el trabajo mal hecho con el fin de cambiar o corregir esa postura, pero también existe el feedback laboral que permite mejorar, o sea, el positivo. Este remarca el trabajo bien hecho y perpetúa el conjunto de prácticas realizadas con logros. Pero, ¡ojo!, no hay que confundir el feedback positivo con el elogio gratuito. También tenemos que entender que, para una buena práctica, no debemos maquillar el feedback “negativo”. El principal objetivo es crear un ambiente sano y honesto que permita crecer al equipo.

¿Cómo conseguimos un buen feedback en el trabajo?

1. Piensa en tu objetivo.

Cuando lanzamos un comentario, muchas veces no pensamos cuál es la finalidad de este. Uno sobre el trabajo ajeno puede tener consecuencias fatales, así que, intenta decirlo de la mejor manera posible y teniendo claro qué quieres conseguir.

2. Planifica.

Debes pensar qué le vas a decir y cómo. También es práctico que, si eres su jefe, planifiques una reunión. Así, la otra persona sabrá que tienes que comunicarle algo importante. Se irá preparando.

3. Busca un buen momento.

Dependiendo de qué le tengas que comunicar, escoge un lugar u otro. En el pasillo, en el almuerzo o quizás con un par de emails baste. Asegúrate de que esa persona tiene tiempo y no le vas a suponer un impedimento. Recuerda: el feedback laboral permite mejorar.

4. No interpretes la realidad.

Es decir, muchas veces intentamos ver el trasfondo de las palabras o leer entre líneas. Esto sólo nos llevará a malentendidos. Cíñete a la conversación, estrictamente a lo que se dijo.

5. Tienes que ser concreto y mencionar hechos, no características.

Céntrate en qué es lo que quieres decir y comunícaselo de una manera concreta, sin dar rodeos y poniendo ejemplos de la realidad.

6. No maquilles la realidad.

Di lo que piensas con educación, para que, si hay algún problema, sea solventado de la mejor manera posible. Maquillar la situación sólo nos llevará a malentendidos.

7. Escucha al otro. 

Aunque la iniciativa sea tuya, procura escuchar lo que te tiene que decir la otra persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *